Arboretum Lussich

Este hermoso parque es la reserva forestal más importante en Sudamérica

Apenas un kilómetro alejado de la bahía, el Arboretum Lussich es uno de los paseos familiares imperdibles para hacer en Punta Ballena. Este hermoso parque es la reserva forestal más importante en Sudamérica y la séptima a nivel mundial, por lo que también es visitado por estudiantes de agronomía, botánica y jardinería. En su interior (casi 200 hectáreas) cobija una inmensa riqueza ecológica: 370 especies de flora exótica y 60 nativas, además de la mayor variedad de eucaliptos en el Uruguay (y una de las reservas mundiales más relevantes de esta especie). También se puede visitar un museo interactivo para aprender más sobre la historia e importancia del Arboretum.

Rumbo al este por ruta Interbalnearia, luego de pasar el empalme con la ruta 12, un kilómetro y medio más adelante aparece la calle Antonio Lussich a la altura del  km 128. Doblando por ella a mano izquierda se llega al parque unos 500 metros más adelante. A sólo 15 KM de la pnínsula de Punta del Este

Historia

Arboretum (o arboreto) significa “colección de árboles”. En 1896 Antonio Lussich adquirió terrenos en la zona ubicada al sur de Laguna del Sauce (desde el Arroyo del Potrero hasta la Sierra de la Ballena), que hasta entonces estaban ocupados por rocas y dunas. Al año siguiente emprendió la forestación, introduciendo cuidadosamente especies de los cinco continentes, que colocó en zonas específicas según las necesidades ecológicas de cada ejemplar.

La tarea de forestar fue realizada a lo largo de 30 años. El lugar se conoció como “El Bosque de Lussich” y cubría en ese entonces unas 1800 hectáreas, adquiriendo renombre mundial por contar con una de las más grandes colecciones de plantas de Sudamérica. Hoy la mayoría de estos predios están en manos privadas; mientras que en 1980 quedó en manos del Estado lo que es actualmente el parque.

Recorrido

El Parque Arboretum Lussich puede recorrerse a pie por numerosos senderos. En el centro de visitantes nos suministran un mapa que es de gran ayuda; y también se puede hacer una de las tres visitas guiadas que hay por día. El terreno ofrece ondulaciones ya que toda esta zona se encuentra sobre la Sierra de la Ballena. Los senderos pasan por alguna construcción abandonada y muestran un marco natural asombroso lleno de variedades de plantas y árboles, muchas de ellas muy lejos de sus lugares de origen.

En su parte más alta, a 140 metros de altura, hay una glorieta donde se puede descansar y admirar una panorámica increíble de toda la bahía, con la vista del Cerro Pan de Azúcar, el resto de la sierra. Es posible acceder a ese punto también en auto.

El paseo incluye la opción de visitar el Museo del Azulejo (inaugurado el 7 de febrero de 1997), que era la antigua residencia de Antonio Lussich. Se puede apreciar allí la colección de cerámicas de origen europeo (500 azulejos del siglo XIX), documentos, objetos que pertenecieron a Lussich y obras de arte plástico. También hay una sala donde se exhiben videos didácticos sobre el arboretum.

Arboretum Lussich es uno de los paseos familiares imperdibles para hacer en Punta Ballena.