Casapueblo

La obra de Carlos Paez Vilaró rodeada de un entorno natural mágico.

Disfrutar de la puesta de sol desde las terrazas de Casapueblo es, sin lugar a dudas, una visita obligatoria para aquellos que se encuentren en la zona.
Está obra habitable de Carlos Páez Vilaró se encuentra a 13 km de Punta del Este, en Punta Ballena.
Fue en la búsqueda de un lugar para su nuevo taller que el artista encontró la zona que inmediatamente lo conquistó. La espontaneidad de su construcción estuvo presente durante todo el proceso, incluso al momento de la compra. Los terrenos no se vendían en lotes pequeños, por lo tanto tuvo que comprar una gran extensión; aquel lugar inhóspito tiempo después adquirió popularidad y exclusividad. La construcción comenzó en 1960 y abarcaba únicamente un rancho de lata que posteriormente se convirtió en una casa. Siguió avanzando, sin planos, la construcción de distintas viviendas conectadas entre sí, con el fin de poder hospedar a sus amigos cuando lo visitaran.

Casapueblo está compuesta por 13 plantas y un total de 72 apartamentos únicos con vista al mar, construidos a lo largo de 36 años por Carlos Páez Vilaró. El color blanco se destaca en el paisaje, mientras que el estilo orgánico resulta muy natural, el artista se inspiró en los nidos de hornero (ave característica en Uruguay), la ausencia de rectas convierten esta obra en un espacio tranquilo que por momentos se integra al paisaje en el que se ubica. Lo que en su momento fue el taller y hogar del artista, hoy en día funciona como museo, hospedaje, y restaurante. Aunque el hospedaje es bastante exclusivo, la entrada para una visita es accesible y permite entrar al museo que cuenta con variedad de sus obras (algunas de las cuales están en venta).

Resulta ineludible visitar esta obra a gran escala para disfrutar de las hermosas vistas y magníficos atardeceres por los cuales Casapueblo adquirió su fama. Ésta puesta de sol se distingue de cualquier otra y se ha convertido en un ritual: los viernes, durante la temporada, se reproduce una narración de Carlos Páez Vilaró de su propio poema dedicado al sol. La huella que dejó Carlos Páez Vilaró se mantiene presente en la actualidad debido a que Casapueblo se construyó con sus propias manos, el ritual al sol atrae incontables visitantes para apreciar el conmovedor evento, disfrutar de un trago u hospedarse. Es, sin lugar a dudas, un atractivo icónico de Punta del Este y de todo el país.

"Creo que el sol se manifiesta igual en todos lados. Lo que sucede con mi sol es que está seguro que lo estamos despidiendo con cariño y un aplauso cada vez que se va." Paez Vilaró