Punta en bici.

Punta del Este cuenta con ciclovías y rutas maravillosas para la bici.

Sea durante la temporada o fuera de ella, para trasladarse, con fines recreativos o para hacer ejercicio; elegir moverse en bicicleta en Punta del Este es siempre una buena opción que cada vez suma más adeptos. Además, muchos de los principales atractivos del balneario se pueden recorrer fácilmente en bici.

Si vas a moverte en bicicleta es necesario que te asegures de que se encuentra en óptimo estado para circular, también debes contar con luz delantera y trasera; resulta imprescindible la utilización de casco, así como de chaleco reflectivo y ropa clara para facilitar que los demás te identifiquen en el tránsito. Para evitar accidentes, no se recomienda circular por la calle en la noche, en ese caso se deben extremar los cuidados. ¡Recuerda mantener la derecha y siempre prestar atención!

Si no te sentís a gusto circulando entre el tránsito, y preferís un paseo más tranquilo, ¡no te preocupes! La ciudad cuenta con ciclovías en algunas de las arterias principales, por la rambla en la zona de la Playa Mansa y la Playa Brava, así como por Bv. Artigas y Av. Roosevelt; también es cómodo circular por la rambla (en las zonas donde hay vereda). Si bien no todas las vías están conectadas entre sí, permiten recorrer los puntos característicos de Punta del Este con facilidad y seguridad.

Para quienes no cuenten con bicicleta propia durante su visita, la oferta varía según necesidades y exigencias. Existen tiendas de alquiler de bicicletas, desde las básicas con o sin cambios, pasando por bicicletas para más de una persona, hasta bicicletas eléctricas con las que se realizan recorridos más largos con menos esfuerzo. Estas tiendas suelen darte todo lo necesario para la circulación, como candado y casco; los paquetes incluyen períodos cortos de tiempo que generalmente se pueden renovar, o promociones a las que conviene estar atento. Siempre es recomendable visitar las tiendas de alquiler: son una buena oportunidad para probar algo nuevo. Si ya cuentas con una bici, puedes pasar por una tienda de accesorios a comprar aquello que te hace falta.

Para poder conocer la ciudad hay visitas guiadas (en español o inglés), ofrecen bicicletas con cambios, cascos, hidratación y cobertura médica. También hay opciones para los más experimentados. Existen grupos de ciclistas que organizan salidas en rutas urbanas, de montaña o mixtas con distintos niveles de dificultad, variando tanto la ruta como la duración de la salida. Sin lugar a dudas este medio de transporte ecológico se muestra como una idea genial para conocer la ciudad de primera mano, con tranquilidad y agilidad.

La vida es como montar en bicicleta. Para mantener el equilibro hay que seguir siempre pedaleando.